Iglesia
Metodista Pentecostal
de Chile
    
  ENTRAR 

 

Dios en tres personas...



Dios en tres personas, ¡Bendita Trinidad!

Qué hermoso y confortable es saber que tenemos un Dios tan grande y maravilloso, que no ha dejado ningún cabo suelto, que toda su creación es perfecta, y que dispone hasta el más mínimo detalle en su Palabra, en lo que hace, en nuestras vidas.

Un Dios, un todo, un solo Ser en tres personas: Dios Padre, Dios Hijo, Dios Espíritu Santo. 

¿Qué nos dice la Palabra de Dios en relación con la Trinidad?

Así tal cual, la palabra «Trinidad», no aparece en la Biblia, y aunque en el Antiguo Testamento no se revela plena y claramente la doctrina de la Trinidad, y considerando que cuando en el Pentateuco aparece Dios hablando en plural, se refiere a un aspecto gramatical hebreo que se llama “Plural de Majestad” o Plural Mayestático. La Trinidad se revela plenamente en el Nuevo Testamento donde este concepto doctrinal está ampliamente justificado.

En Deuteronomio 6:4-5 dice claramente «Escucha, Israel: el SEÑOR nuestro Dios, el SEÑOR uno es. Y amarás al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas». Sí, efectivamente, el Señor nuestro Dios es único, justo, amoroso, potente, y su Palabra nos invita a amarle con todas nuestras fuerzas.

Dios Padre está claramente presente desde en toda la Biblia. ¿Y qué de Jesús?, ¿está presente en el Antiguo Testamento? La respuesta definitivamente es SI, un sí en mayúsculas. Está presente en profecías que apuntaban al Mesías, pero su persona como Salvador y Redentor sólo estaría comprendida por los profetas.  El profeta Isaías quien fuera asesor de reyes, poeta, orador y escritor, nos dice: «Porque un niño nos es nacido, un hijo nos es dado, y el dominio estará sobre su hombro. Se llamará su nombre: Admirable Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz» (Isaías 9:6).  Por lo tanto, este profeta junto con entregar una consoladora profecía para su contexto histórico, también anticipó 700 años antes del nacimiento de Jesús, que nacería un niño que sería llamado «Dios fuerte, Padre Eterno» ilustrando esta hermosa asociación eterna de Dios Padre y su Hijo, Jesucristo el Señor.

Por último, El Espíritu Santo que eternamente habita con el Padre y el Hijo, es enviado por el Padre y por el Hijo. Esto lo vemos en los evangelios, cuando el Apóstol amado, Juan, nos relata lo que Jesús dice (Juan 15:26): «Pero cuando venga el Consolador, el Espíritu de verdad que yo les enviaré de parte del Padre, el cual procede del Padre, él dará testimonio de mí», ¡Aleluya! La Trinidad completa presentada en el mensaje neotestamentario. La Trinidad trabajando a plenitud para que las promesas de su Palabra se hagan vida en nuestra vida. La Trinidad en un solo Dios, moviendo soberanamente todo, para la Gloria del Señor y para beneficio de su pueblo.

Por tanto, la Doctrina de la Trinidad, se lee, se sustenta, se entiende, se vive por medio de la Palabra de Dios.  Así se vivió cuando las tres Personas actúan en un solo acontecimiento, en un punto de inflexión, en un hecho maravilloso cuando Jesús siendo bautizado se manifiestan a plenitud.  La Palabra lo explica así en el Evangelio según San Mateo 3:16-17, donde dice: «Y cuando Jesús fue bautizado, en seguida subió del agua, y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma y venía sobre él. Y he aquí, una voz de los cielos decía: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia”».

Iglesia, que el Nombre de nuestro Dios sea glorificado, que Él Señor nos bendiga a todos, por la gracia del Señor Jesucristo, por el amor de Dios Padre, y por la comunión del Espíritu Santo. Amén.



Hno. Leandro A. Shara

Iglesia de la Familia Metodista Pentecostal de Chile

Estudiante del Seminario Metodista Pentecostal


 
Comentar Sobre:
"Dios en tres personas..."
Nombre:

Email:

Comentario:

Enviar
Noticias relacionadas:
 
Cargando...





 
      Iglesia Metodista
Pentecostal de Chile
  
Personalidad Jurídica de Derecho Privado
Nº 2148 del 30 de Septiembre de 1929


Obispo Manuel Umaña Salinas # 139,
Estación Central, Santiago de Chile
  
imp.cl

    {login}