Iglesia
Metodista Pentecostal
de Chile
    
  ENTRAR 

 

¿Cuál es su meta de año nuevo?






Preguntándonos lo correcto

A pocos días de poder abrazarnos, y decir ¡FELIZ AÑO NUEVO!, necesitamos entrar en las interrogantes que quizás muchas personas se hacen en estas festividades: ¿Qué traerá este nuevo año para nuestras vidas? ¿Serán situaciones “buenas y felices” o “complicadas o tristes”? ¿Tendremos la capacidad de lograr aquellas metas que solemos plantearnos cuando comienza un nuevo año? ¿Necesitaremos practicar alguna cábala pagana y supersticiosa para que el año nuevo sea más llevadero, lograr viajar, tener más dinero o encontrar el amor?

 

En el Salmo 115:3 la Biblia nos muestra que Dios está en control de todo, además sabemos que nada escapa a la autoridad de aquel que todo lo puede, Salmo 139:1-6.

 

A pesar de que muchas veces vivimos situaciones dolorosas, como la pérdida de un ser amado, inestabilidad económica, una grave enfermedad o cualquier situación adversa que se pueda imaginar, la Palabra del Señor nos revela que “la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta” (Romanos 12:2). Seguramente entendemos lo que la Biblia nos dice en relación con esto, pero sin duda alguna, aceptarlo es un punto aparte y muy difícil de lograr cuando pasamos por el dolor.

 

Entonces, ¿Cómo podemos confiar que el Señor está en dominio de todo y que esto siempre es bueno para quienes esperamos en él? (Romanos 8:28) La respuesta está en la fe. Si nuestra fe está cimentada en que el Señor no solo es nuestro creador (Génesis 1:27-28), sino también es nuestro Padre (1° Juan 3:1) y que tiene “pensamientos de bien y no de mal” (Jeremías 29:11) para lo más preciado que creó como describe la Biblia, podremos estar más confiados y tranquilos en su voluntad.

 

¿Acaso un padre querría algo malo para sus hijos (Mateo 7:11)? Podemos estar seguros de que, aunque el proceso sea duro y doloroso, nuestro buen Dios está en control de todo. La buena noticia que aprendemos en las Sagradas Escrituras es que podemos acceder a Él, mediante el sacrificio que Cristo hizo por nosotros en la cruz (Efesios 2:13) y además, que el Espíritu Santo nos fortalece para salir adelante (Efesios 3:16-17), algo con lo que no todos pueden contar, sino sólo aquellos que hemos recibido a Jesucristo como Señor y Salvador.

 

Cuando la Palabra de Dios nos ilumina, nuestro enfoque cambia y mejora, lo que podemos notarlo en estas fechas también, donde muchas veces las metas para el nuevo año sólo tienen que ver con el bienestar propio. Obviamente esto no es malo en si mismo, pero un enfoque bíblicamente cristiano nos llevará a ver más lejos: ¿es esto lo más importante que debemos analizar cuando un año se termina y otro comienza? ¿No es más relevante meditar en cómo el Señor está pesándonos con relación a nuestro compromiso con su obra?

 

Cuando miramos con esta nueva perspectiva, nos preparamos para el nuevo año reflexionando acerca de cómo hemos vivido este año nuestra vida cristiana: ¿Hemos servido al Señor como Él se merece? ¿Hemos entregado todo lo que tenemos a su servicio? ¿Hemos hecho crecer el reino del Señor? ¿Estamos amando más al Señor que a nuestras propias necesidades?

 

Si tan solo fijáramos nuestra mirada en Cristo (Hebreos 12:2), seguramente aquellas cosas que muchas veces no tienen importancia pero que nos ofuscan o complican tanto, disminuirían su efecto en nosotros y aquellas situaciones que realmente importan serían más llevaderas con la ayuda de Él.

 

Evidentemente estamos inmersos en un mundo acelerado y nuestra inquietud y ansiedad también tienen que ver con esto. Por ello Cristo dijo que la ansiedad no traería ningún beneficio a nuestras vidas (Mateo 6:25-34).

 

Por lo tanto, cuando estamos ad-portas de comenzar un nuevo año no busquemos la respuestas en el mundo. Reconozcamos que ¡todo se trata del Señor!: nuestra fe, nuestra paz y nuestro amor son y están en Él. Cuando la ansiedad comience a invadirnos estos días recurramos a Cristo, sin duda él, mediante su Espíritu Santo, nos sostendrá, tranquilizará y nos dará esperanza para el futuro. Fijemos nuestra mirada en el Señor, y así podremos recibir este año con gratitud por todo lo que Él es y significa para nosotros.

 

Feliz año nuevo para todos, el Señor es con nosotros.

 

Nayarett Nicole Cárcamo Manríquez

Alumna del Seminario Metodista Pentecostal

IMP LEBU


 
Comentar Sobre:
"¿Cuál es su meta de año nuevo?"
Nombre:

Email:

Comentario:

Enviar

Muy Bonito mensaje bendiciones

2021-12-29 16:24:44

Noticias relacionadas:
 
Cargando...





 
      Iglesia Metodista
Pentecostal de Chile
  
Personalidad Jurídica de Derecho Privado
Nº 2148 del 30 de Septiembre de 1929


Obispo Manuel Umaña Salinas # 139,
Estación Central, Santiago de Chile
  
imp.cl

    {login}